Repetir curso

Evidencia

Repetir curso


0

Impacto


-4 meses


Repetir curso también se conoce como «no pasar de curso», «no promocionar» o «suspender un curso». El alumnado que no alcanza un nivel de aprendizaje determinado al acabar el curso escolar tiene que repetir ese curso y asistir a clase con estudiantes de menor edad el siguiente curso académico.

Impacto

Evidencias internacionales

En la mayoría de los casos, repetir curso es perjudicial para las posibilidades de éxito académico del alumnado. Además, los estudios coinciden en mostrar efectos negativos mayores para estudiantes de entornos desfavorecidos, lo que sugiere que esta práctica probablemente aumente las desigualdades educativas. Repetir curso también puede tener efectos negativos aún mayores cuando se hace en los primeros años de educación primaria, para estudiantes de minorías étnicas o para alumnado que es relativamente joven en comparación con el resto de la clase. Por ejemplo, en el contexto anglosajón, para los estudiantes, de secundaria la repetición de un curso escolar se limita a volver a examinarse de aquellas materias que el estudiante no aprobó.

El alumnado que repite curso logra un progreso académico cuatro meses menor de media a lo largo de un año en comparación con aquel que pasa de curso. Además, los estudios sugieren que el alumnado que repite curso tiene menos probabilidades de alcanzar a compañeros y compañeras con un nivel similar que pasan de curso, incluso después de completar un año más de escolarización. Los estudios también sugieren que el alumnado que repite curso tiene más probabilidades de abandonar los estudios antes de finalizarlos.

Aunque el impacto medio general es negativo, algunos estudios sugieren que, en circunstancias individuales, hay estudiantes que pueden beneficiarse, sobre todo, a corto plazo. Sin embargo, no parece sencillo identificar qué estudiantes podrán sacar provecho a repetir curso, lo que sugiere que esta estrategia supone un riesgo considerable.

Evidencias en España

​​​​​​​Según el informe PISA (Informe Pisa, 2018, p.99)[1], España registra una disminución en la repetición de curso, pero tiene aún una alta tasa de repetición: un 18 % frente al promedio OCDE (11%). Este hecho ha conllevado que el análisis de la repetición de curso haya sido objeto de interés y abordado, no por estudios experimentales, sino desde el meta-análisis de estudios internacionales para identificar medidas ya implementadas en otros países. También se han hecho análisis estadísticos, basados en los datos extraídos de PISA y PIRLS, con los cuales se ha trabajado para encontrar relaciones entre la tasa de repetición de curso, factores internos como los académicos y factores externos a la escuela como son: la familia, la pobreza, entre otros.

Las conclusiones de los estudios confirman que internacionalmente esta medida se ha mostrado ineficaz. Los estudiantes que repiten curso tienen un mayor riesgo de abandono escolar prematuro. Un estudiante que repite curso en primaria va a ver disminuido su desarrollo y este empeorará si repite adicionalmente en secundaria (García-Pérez et al., 2014).

Carabaña (2015) en su investigación recogió que los datos PIRLS confirmaron que los alumnos que repiten curso son casi únicamente los alumnos de conocimientos bajos o los hijos de madres con pocos estudios. También la repetición de curso en primaria depende del centro de estudios porque son las directivas y/o los profesores quienes deciden si el alumno repite o no.

También se ha mostrado el impacto negativo de esta medida en la autoestima y percepción del alumnado repetidor en relación con sus capacidades, su proceso de aprendizaje y el propio sistema educativo. Urbano y Álvarez (2019) constataron diferencias en la percepción y valoración del contexto familiar que hace el alumnado de Educación Secundaria en función de si era o no repetidor. El alumnado repetidor percibía su contexto familiar de forma más negativa. Los autores  subrayaron las propias expectativas de futuro que manifestaron los propios alumnos, pues las diferencias eran notables entre las metas que esperaba alcanzar el alumnado repetidor y no repetidor, lo que también puede asociarse a la disminución de la autoestima, la autoimagen y el empobreciendo de la capacidad para afrontar el futuro que puede estar asociado a la repetición de curso.

En cualquier caso, los estudios coinciden en señalar la importancia de incluir este tema en los debates académicos y de política pública.

 

[1] MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y FORMACIÓN PROFESIONAL (2019). PISA 2018. Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes. Informe español. https://www.educacionyfp.gob.es/dam/jcr:e2be368b-f08c-4ab8-8fd9-eb93b76c6bf2/pisa-2018-programa-para-la-evaluaci-n-online.pdf

¿Qué eficacia tiene?

La mayoría de los casos, repetir curso es perjudicial para las posibilidades de éxito académico del alumnado. Además, los estudios coinciden en mostrar efectos negativos mayores para estudiantes de entornos desfavorecidos, lo que sugiere que esta práctica probablemente aumente las desigualdades educativas. Repetir curso también puede tener efectos negativos aún mayores cuando se hace en los primeros años de educación primaria, para estudiantes de minorías étnicas o para alumnado que es relativamente joven en comparación con el resto de la clase. Por ejemplo , en el contexto anglosajón, para los estudiantes, de secundaria la repetición de un curso escolar se limita a volver a examinarse de aquellas materias que el estudiante no aprobó.

El alumnado que repite curso logra un progreso académico cuatro meses menor de media a lo largo de un año en comparación con aquel que pasa de curso. Además, los estudios sugieren que el alumnado que repite curso tiene menos probabilidades de alcanzar a compañeros y compañeras con un nivel similar que pasan de curso, incluso después de completar un año más de escolarización. Los estudios también sugieren que el alumnado que repite curso tiene más probabilidades de abandonar los estudios antes de finalizarlos.

Aunque el impacto medio general es negativo, algunos estudios sugieren que, en circunstancias individuales, hay estudiantes que pueden beneficiarse, sobre todo, a corto plazo. Sin embargo, no parece sencillo identificar qué estudiantes podrán sacar provecho a repetir curso, lo que sugiere que esta estrategia supone un riesgo considerable.

Coste

Estos costes se han estimado según un año adicional de escolarización. Los costes anuales de escolarización en España varían entre las escuelas de educación primaria y las de secundaria, y suelen ser de entre 3.000 € y 8.000 €. Así pues, los costes se estiman en 5.500 € por estudiante al año.

¿Qué debes tener en cuenta?

    Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

    1. Los efectos negativos son escasos en las intervenciones educativas, de modo que resulta llamativo que el alumnado que repite curso progrese menos.

    2. Los efectos negativos son desproporcionadamente mayores para el alumnado desfavorecido, alumnado perteneciente a minorías étnicas y alumnado que es relativamente jóvenes en su grupo de clase.

    3. ¿Se han tenido en cuenta metodologías alternativas como las clases intensivas o la atención individualizada? Son bastante más baratas y pueden evitar la necesidad de tener que repetir curso (véase clases individuales).

    4. Los efectos negativos suelen aumentar con el tiempo y repetir más de un año aumenta considerablemente el riesgo de abandono escolar.

Ver Apéndice

¿Quieres mantenerte al día de las evidencias educativas más relevantes a nivel internacional? Únete a EduCaixa para no perdértelas.