Clases en grupos reducidos

Evidencia

Clases en grupos reducidos


0

Impacto


+ 4 meses


Las clases en grupos reducidos se definen como una metodología en la que el profesorado o docente profesional trabaja con un grupo de dos a cinco estudiantes. Esta modalidad permite que el profesorado se centre exclusivamente en pocos estudiantes, normalmente en un aula o zona de trabajo independiente. A menudo se ofrecen clases intensivas en grupos reducidos para dar apoyo al alumnado con un rendimiento bajo o a aquel que va rezagado, pero también se puede utilizar como una estrategia más general para garantizar el progreso eficaz o para enseñar contenidos o habilidades complejas.

Impacto

Evidencias internacionales

En general, las evidencias indican que las clases en grupos reducidos son eficaces y, como norma general, cuanto más pequeño es el grupo, mejor. Las clases en grupos de dos tienen un impacto ligeramente superior que en grupos de tres, pero un impacto ligeramente inferior que las clases individuales. Algunos estudios sugieren que este impacto se explica por la mayor cantidad de feedback que reciben del profesorado, una participación más constante en grupos más reducidos o tareas que están más adaptadas a las necesidades del alumnado. Cuando el tamaño del grupo sobrepasa seis o siete estudiantes se observa una reducción considerable de la eficacia.

Sin embargo, aunque el patrón anterior es bastante uniforme, las evidencias existentes muestran ciertas diferencias en el impacto. Por ejemplo, en el área de lectura, la enseñanza en grupos reducidos puede ser, en ocasiones, más eficaz que las clases individuales o en parejas. Es posible que, en estos casos, la práctica de la lectura se pueda organizar de forma eficaz para que todo el alumnado siga participando plenamente cuando le toca leer a cada persona, como en la lectura guiada.

Las diferencias observadas en los resultados sugieren dos ideas. En primer lugar, la calidad de la enseñanza en grupos reducidos puede ser tan importante o incluso más que el tamaño preciso del grupo (existen evidencias de los beneficios del desarrollo profesional del personal en los resultados del alumnado). En segundo lugar, es importante evaluar la eficacia de diferentes modalidades, puesto que el contenido específico que se está impartiendo y la composición de los grupos pueden influir en los resultados.

Teniendo en cuenta la incertidumbre y el coste menor, probar las clases en grupos reducidos puede suponer una opción sensata antes de considerar las clases individuales.

​​Evidencias en España

​​​​​​​El aprendizaje en grupos reducidos ha sido una práctica que se ha extendido en los centros educativos españoles, sobre todo ligada a metodologías de trabajo cooperativo o grupos interactivos. También es una estrategia que se ha adoptado para atender la diversidad del aula: alumnado de altas capacidades o con dificultades de aprendizaje.

Sin embargo, pese a ello, no existe una trayectoria de investigación experimental. La mayor parte de los estudios describen programas o proyectos específicos que adoptan esta modalidad de aprendizaje en grupos reducidos. Suelen ser estudios de caso.

Se presenta a continuación dos referencias:

El estudio de Acosta (2015) centrado en análisis estadístico para valorar esta estrategia como una variable para reducir desigualdades. Los resultados fueron significativos en la variable “Orientación para el estudiante —Trabajo en pequeños grupos”. Las diferencias equivalentes entre alumnos que pertenecían a los estratos sociales bajo, medio bajo y medio se redujeron aumentando así el grado de igualdad. Al producirse mezclas para crear los grupos, la interacción de unos estudiantes con otros contribuyó al fluir de conocimientos y a la mejora colectiva.

El trabajo de Gutiérrez (2016) consistente en un estudio sobre grupos interactivos con una muestra reducida, pero con un enfoque de interés para plantear estudios a mayor escala. Los resultados obtenidos mostraron que la enseñanza a través de grupos interactivos mejoró significativamente el proceso de adquisición de lectura, específicamente en dimensiones como: la capacidad integral a nivel sintáctico de la oración; en la comprensión sintáctica-semántica; y desarrollo de habilidades de metacognición de lectura.

¿Qué eficacia tiene?

En general, las evidencias indican que las clases en grupos reducidos son eficaces y, como norma general, cuanto más pequeño es el grupo, mejor. Las clases en grupos de dos tienen un impacto ligeramente superior que en grupos de tres, pero un impacto ligeramente inferior que las clases individuales. Algunos estudios sugieren que este impacto se explica por la mayor cantidad de feedback que reciben del profesorado, una participación más constante en grupos más reducidos o tareas que están más adaptadas a las necesidades del alumnado. Cuando el tamaño del grupo sobrepasa seis o siete estudiantes se observa una reducción considerable de la eficacia.

Sin embargo, aunque el patrón anterior es bastante uniforme, las evidencias existentes muestran ciertas diferencias en el impacto. Por ejemplo, en el área de lectura, la enseñanza en grupos reducidos puede ser, en ocasiones, más eficaz que las clases individuales o en parejas. Es posible que, en estos casos, la práctica de la lectura se pueda organizar de forma eficaz para que todo el alumnado siga participando plenamente cuando le toca leer a cada persona, como en la lectura guiada.

Las diferencias observadas en los resultados sugieren dos ideas. En primer lugar, la calidad de la enseñanza en grupos reducidos puede ser tan importante o incluso más que el tamaño preciso del grupo (existen evidencias de los beneficios del desarrollo profesional del personal en los resultados del alumnado). En segundo lugar, es importante evaluar la eficacia de diferentes modalidades, puesto que el contenido específico que se está impartiendo y la composición de los grupos pueden influir en los resultados.

Teniendo en cuenta la incertidumbre y el coste menor, probar las clases en grupos reducidos puede suponer una opción sensata antes de considerar las clases individuales.

Coste

Los costes totales se han estimado como moderados. Los costes se reducen como mayor es el tamaño del grupo, porque la mayor parte de los costes tiene relación con el tiempo del personal. El coste de las clases en parejas es de aproximadamente 300 € por estudiante al trimestre (dos estudiantes que reciben 30 minutos de clase cinco veces a la semana durante 12 semanas), además de los posibles costes derivados de recursos o equipamiento, siendo los grupos de uno a tres estudiantes más baratos (200 € por estudiante).

¿Qué debes tener en cuenta?

    Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

    1. Las clases en grupos reducidos tienden a ser más eficaces si van dirigidas a las necesidades específicas del alumnado. ¿Cómo se realizará una evaluación precisa de las necesidades del alumnado antes de adoptar una nueva metodología?

    2. Tanto las clases individuales como en grupos reducidos son estrategias pedagógicas eficaces. Sin embargo, la rentabilidad de las clases en grupos de dos o en grupos de tres indica que tal vez convenga hacer un mayor uso de estas metodologías. ¿El centro educativo se ha planteado probar primero las clases en grupos de dos o en grupos de tres?

    3. La formación y el apoyo tienden a incrementar la eficacia de las clases en grupos reducidos. ¿Las personas que imparten las clases en grupos reducidos han recibido formación sobre el programa que están utilizando?

Ver Apéndice

¿Quieres mantenerte al día de las evidencias educativas más relevantes a nivel internacional? Únete a EduCaixa para no perdértelas.