Profesorado auxiliar

Evidencia

Profesorado auxiliar


0

Impacto


+ 1 meses


El profesado auxiliar (también conocido como auxiliares de docencia o ayudantes de profesorado) son personas adultas que prestan apoyo al profesorado titular en el aula. Las funciones del profesorado auxiliar pueden variar mucho de un centro educativo a otro, y van desde el apoyo administrativo y en el aula a prestar apoyo académico específico al alumnado de forma individual o en grupos reducidos.

Impacto

Evidencias internacionales

Las evidencias sugieren que el profesorado auxiliar puede tener efectos positivos en el rendimiento académico. Sin embargo, el impacto tiende a variar mucho entre los estudios en los que el profesorado auxiliar proporciona apoyo administrativo general o en el aula, que en promedio no muestran un beneficio positivo, y aquellos en los que el profesorado auxiliar trabaja con el alumnado de manera individual o en grupos reducidos, que en promedio muestran beneficios positivos moderados. A partir de estas cifras se obtiene el resultado global de un mes adicional de progreso.

Las investigaciones que examinan el impacto del profesorado auxiliar que proporciona apoyo general en el aula sugieren que el alumnado con profesorado auxiliar en el aula no rinde mejor, en promedio, que aquel que asiste a una clase en la que solo está presente el profesorado titular. Estos resultados promedio cubren una serie de efectos. En algunos casos, el profesorado titular y auxiliar colaboran eficazmente, provocando mayor rendimiento. Otras veces, el alumnado, especialmente aquel que tiene un rendimiento bajo o necesidades educativas especiales, puede obtener peores resultados en clases con presencia de profesorado auxiliar.

En general, cuando se han registrado efectos negativos, es probable que sea porque el apoyo del profesorado auxiliar haya sustituido la actividad pedagógica del profesorado titular en lugar de complementarla. En la mayoría de los ejemplos positivos, es probable que tanto el profesorado titular como el profesorado auxiliar haya recibido apoyo y formación para entender cómo trabajar eficazmente de manera conjunta, por ejemplo, dedicando tiempo a intercambiar impresiones antes y después de las clases.

También se ha documentado que el trabajo con profesorado auxiliar puede conducir a mejoras en la actitud del alumnado, y también a efectos positivos en términos de motivación y disminución de estrés del profesorado titular.

Las investigaciones que se centran en el profesorado auxiliar que proporciona apoyo individual o en grupos reducidos muestran mayores beneficios positivos, de entre tres y cinco meses adicionales de progreso de media. Con frecuencia, el apoyo se basa en una metodología muy determinada sobre la que se ha capacitado al profesorado auxiliar. Aunque las comparaciones con el profesorado cualificado sugieren que el profesorado auxiliar tiende a no ser tan efectivo en términos de rendimiento (logrando, en promedio, alrededor de la mitad de los resultados), los estudios sugieren que pueden producirse beneficios en todas las asignaturas, tanto en la enseñanza primaria como en la secundaria.

Evidencias en España

​​​​​​​Esta estrategia de intervención se ha formulado en España a través de la figura del profesor o profesional de apoyo, ligada a programas de atención a la diversidad en el aula y, específicamente, a la atención de alumnado con necesidades educativas especiales.

Desde este marco de implementación la atención de los estudios se ha centrado en valorar si, tal como se ha diseñado e implementado el rol del profesorado de apoyo, está contribuyendo de forma eficiente a un enfoque inclusivo del aula.

En cualquier caso, no se disponen de evidencias empíricas que muestren el impacto del profesorado auxiliar. La mayor parte de los estudios han consistido en el análisis cualitativo (observaciones de aula, cuestionarios, entrevistas y grupos de discusión de profesores y alumnos) de la práctica docente y de la percepción, tanto del profesorado como del alumnado (especialmente de educación secundaria), en relación con el profesorado de apoyo.

En esta línea, el estudio de caso de Sanahuja et al. (2017) ha valorado el rol del profesorado de apoyo en secundaria en las Unidades de Apoyo a la Educación Especial en Barcelona. Concluyó que estaba delimitado el rol del profesorado de esta unidad en el aula regular, independientemente de si se trabaja en grupo o individualmente. Su trabajo se limitaba a atender al alumnado de este perfil desde dos vertientes principalmente: el control de su comportamiento en el aula y la adquisición de los contenidos y habilidades de la vida diaria. La colaboración con el profesor de la materia era limitada, pese a que este se responsabilizaba de diseñar, implementar y evaluar el programa formativo. Se asumía por parte del profesorado y alumnado que era el especialista de apoyo quien debía y podía tratar a este perfil de alumnado. De hecho, era el docente de apoyo quien planificaba, implementaba y evaluaba las actividades que realizaba el alumnado procedente de esta unidad específica.

En los últimos años las propuestas más innovadoras para el aula están evolucionando hacia el concepto de docencia compartida o codocencia, que correlaciona la atención a la diversidad con el fomento del trabajo cooperativo para abordar el éxito educativo de todo el alumnado.

 

¿Qué eficacia tiene?

Las evidencias sugieren que el profesorado auxiliar puede tener efectos positivos en el rendimiento académico. Sin embargo, el impacto tiende a variar mucho entre los estudios en los que el profesorado auxiliar proporciona apoyo administrativo general o en el aula, que en promedio no muestran un beneficio positivo, y aquellos en los que el profesorado auxiliar trabaja con el alumnado de manera individual o en grupos reducidos, que en promedio muestran beneficios positivos moderados. A partir de estas cifras se obtiene el resultado global de un mes adicional de progreso.

Las investigaciones que examinan el impacto del profesorado auxiliar que proporciona apoyo general en el aula sugieren que el alumnado con profesorado auxiliar en el aula no rinde mejor, en promedio, que aquel que asiste a una clase en la que solo está presente el profesorado titular. Estos resultados promedio cubren una serie de efectos. En algunos casos, el profesorado titular y auxiliar colaboran eficazmente, provocando mayor rendimiento. Otras veces, el alumnado, especialmente aquel que tiene un rendimiento bajo o necesidades educativas especiales, puede obtener peores resultados en clases con presencia de profesorado auxiliar.

En general, cuando se han registrado efectos negativos, es probable que sea porque el apoyo del profesorado auxiliar haya sustituido la actividad pedagógica del profesorado titular en lugar de complementarla. En la mayoría de los ejemplos positivos, es probable que tanto el profesorado titular como el profesorado auxiliar haya recibido apoyo y formación para entender cómo trabajar eficazmente de manera conjunta, por ejemplo, dedicando tiempo a intercambiar impresiones antes y después de las clases.

También se ha documentado que el trabajo con profesorado auxiliar puede conducir a mejoras en la actitud del alumnado, y también a efectos positivos en términos de motivación y disminución de estrés del profesorado titular.

Las investigaciones que se centran en el profesorado auxiliar que proporciona apoyo individual o en grupos reducidos muestran mayores beneficios positivos, de entre tres y cinco meses adicionales de progreso de media. Con frecuencia, el apoyo se basa en una metodología muy determinada sobre la que se ha capacitado al profesorado auxiliar. Aunque las comparaciones con el profesorado cualificado sugieren que el profesorado auxiliar tiende a no ser tan efectivo en términos de rendimiento (logrando, en promedio, alrededor de la mitad de los resultados), los estudios sugieren que pueden producirse beneficios en todas las asignaturas, tanto en la enseñanza primaria como en la secundaria.

Coste

El coste medio de contratar a un profesor auxiliar, incluyendo los costes derivados del sueldo y gastos generales, se estima en 17.000 €. Los costes totales se han estimado como altos.

¿Qué debes tener en cuenta?

    Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

    1. ¿Se han identificado las actividades en las que el profesorado auxiliar puede proporcionar asistencia pedagógica, en lugar de simplemente administrar tareas?

    2. ¿Se ha ofrecido apoyo y formación al profesorado titular y al profesorado auxiliar para que entiendan cómo trabajar de forma conjunta eficazmente?

    3. ¿Cómo se puede garantizar que el profesorado titular no reduce el apoyo que proporciona al alumnado que recibe ayuda del profesorado auxiliar?

    4. ¿Se ha considerado cómo evaluar el impacto de la forma en que se implanta el profesorado auxiliar?

Ver Apéndice

¿Quieres mantenerte al día de las evidencias educativas más relevantes a nivel internacional? Únete a EduCaixa para no perdértelas.