Mentoría

Evidencia

Mentoría


0

Impacto


0 meses


En educación, la mentoría consiste en la formación de parejas compuestas por estudiantes de menor edad y alumnado de cursos superiores o una persona voluntaria de más edad, que ejerce de referente. En general, el objetivo de la mentoría es generar confianza, desarrollar resiliencia y forjar el carácter o aumentar las aspiraciones, más que desarrollar habilidades o conocimientos académicos específicos.

La persona mentora suele relacionarse con el alumnado de menor edad a través de sesiones individuales durante una hora a la semana aproximadamente por un periodo prolongado, ya sea durante el horario escolar, al finalizar la jornada lectiva o durante el fin de semana.

Las actividades varían entre los distintos programas de mentoría. Si bien algunos programas de mentoría incluyen apoyo académico directo con deberes en casa u otras tareas escolares, las metodologías centradas principalmente en el apoyo académico directo no se incluyen en este artículo, pero se puede obtener información sobre ellas en los artículos dedicados a las clases individuales y a la tutoría entre iguales.

La mentoría se ha puesto a disposición de forma creciente del alumnado joven que se considera conflictivo o en riesgo de fracaso escolar o exclusión.

Impacto

Evidencias internacionales

En general, parece que la mentoría tiene un impacto reducido o nulo en los resultados académicos. Los efectos de los programas individuales varían. Algunos estudios han revelado efectos positivos para alumnado proveniente de entornos desfavorecidos y para resultados no académicos, como la actitud hacia a la enseñanza, la asistencia y la conducta. Sin embargo, existen riesgos asociados a los programas de mentoría no satisfactorios, que pueden tener un efecto perjudicial en el alumnado que recibe la mentoría, y algunos estudios muestran efectos generales negativos.

Los programas de mentoría que se desarrollan en el centro educativo parecen ser menos eficaces que las metodologías basadas en la comunidad, posiblemente porque la primera puede brindar menos oportunidades para que el alumnado joven desarrolle relaciones más duraderas y de confianza con la persona referente.

Los programas que tienen una estructura y expectativas claras, que ofrecen formación y apoyo a la persona mentora, y se sirven de alumnado mentor con experiencia profesional, se asocian a resultados más satisfactorios.

Evidencias en España

​​​​​​​Los diferentes estudios no ofrecen resultados concluyentes sobre la relación entre la mentoría y la mejora de los resultados académicos. Cabe destacar que este tipo de proyectos de acompañamiento se han diseñado y evaluado enfocados preferentemente a niños y jóvenes de perfiles con dificultades socioeconómicas o de aprendizaje (familias inmigrantes, jóvenes tutelados, por ejemplo).

Existen varios estudios de casos sobre programas de mentoría, planteados como estrategia de inclusión social  o adaptación al medio. Algunos estudios arrojan resultados sobre la mejora en la autopercepción, la seguridad del alumnado y la mejora de competencias en el aula. Pero no se han detectado diferencias significativas de rendimiento académico e inclusión, cuando los niños y adolescentes están integrados en la vida escolar con un nivel satisfactorio.

Por ejemplo, Feu (2015) analizó el Proyecto Nightingale que desarrolla mentoría para alumnos de primaria y secundaria de familias inmigrantes. Los resultados del estudio evidenciaron que el grupo experimental mejoró su competencia lingüística y sus redes sociales y relacionales, estaban en mejores condiciones para medir el esfuerzo que tienen que hacer para lograr su educación y objetivos ocupacionales. Los estudiantes que formaron parte del grupo de control, gracias a la acción de su escuela y entorno, también experimentaron una evolución positiva, pero en comparación con el grupo de tratamiento, el estudio demostró que esta mejora era menos pronunciada que la mostrada por los estudiantes que participó en el programa de mentoría.

Asimismo, el estudio de Hervás et al. (2018) sobre un programa de mentoría entre iguales en Huelva, concluyó que hubo mejoras en el rendimiento escolar del alumnado de educación obligatoria. Específicamente, hubo diferencias estadísticamente significativas en el área curricular de Conocimiento del medio natural, social y cultural, así como tendencias de mejora en las áreas curriculares instrumentales (Lengua castellana y literatura, y Matemáticas) y en áreas no instrumentales (Tecnología). También se detectaron mejoras en la cantidad y calidad de las interacciones en el aula, tanto desde la perspectiva del alumnado como de sus docentes-tutores.

¿Qué eficacia tiene?

En general, parece que la mentoría tiene un impacto reducido o nulo en los resultados académicos. Los efectos de los programas individuales varían. Algunos estudios han revelado efectos positivos para alumnado proveniente de entornos desfavorecidos y para resultados no académicos, como la actitud hacia a la enseñanza, la asistencia y la conducta. Sin embargo, existen riesgos asociados a los programas de mentoría no satisfactorios, que pueden tener un efecto perjudicial en el alumnado que recibe la mentoría, y algunos estudios muestran efectos generales negativos.

Los programas de mentoría que se desarrollan en el centro educativo parecen ser menos eficaces que las metodologías basadas en la comunidad, posiblemente porque la primera puede brindar menos oportunidades para que el alumnado joven desarrolle relaciones más duraderas y de confianza con la persona referente.

Los programas que tienen una estructura y expectativas claras, que ofrecen formación y apoyo a la persona mentora, y se sirven de alumnado mentor con experiencia profesional, se asocian a resultados más satisfactorios.

Coste

Los costes totales se han estimado como moderados. Cubren principalmente la formación del mentor, apoyo al mentor y la organización y la gestión del programa. Los programas que se basan en la comunidad suelen ser más caros que los que se desarrollan en el centro educativo, ya que las escuelas suelen absorber parte de los costes, como los derivados del espacio o la gestión general. Las estimaciones en EE. UU. se mueven entre los 1.000 $ y los 1.500 $ por estudiante al año, o entre los 900 € y los 1.350 €, pero en España este coste ronda los 500 € o 600 €. 

¿Qué debes tener en cuenta?

    Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

    1. Los efectos de la mentoría varían pero, de media, es probable que tenga muy poco impacto en el rendimiento.

    2. Los efectos positivos no suelen prolongarse una vez finalizada la mentoría, por lo que se debe velar por garantizar que no se pierdan los beneficios.

    3. Las metodologías basadas en la comunidad suelen funcionar mejor que las metodologías basadas en el centro educativo.

    4. El abandono por parte del alumnado mentor puede tener efectos perjudiciales en el alumnado mentorizado. ¿Qué medidas se han adoptado para evaluar el compromiso del alumnado mentor?

    5. ¿Qué tipo de formación y apoyo se ha proporcionado al alumnado mentor?

Ver Apéndice

¿Quieres mantenerte al día de las evidencias educativas más relevantes a nivel internacional? Únete a EduCaixa para no perdértelas.