El fútbol, una distracción que pasa factura

Evidencia

El fútbol, una distracción que pasa factura

Sacar peores calificaciones por el Mundial de fútbol


0

Área de conocimiento

  • Educación emocional
  • Formación de profesorado
  • Evaluación Educativa

Competencias

  • Sociales y cívicas
  • Docentes

¿Cómo afectan los mundiales de fútbol al rendimiento académico?

La sombra del fútbol es tan alargada que ha llegado hasta la investigación en educación. ¿Cómo influyen los Mundiales de fútbol en los logros académicos de los estudiantes teniendo en cuenta que los primeros partidos se disputan en la segunda quincena de junio? ¿Puede servir la competición para hacer una inferencia sobre la relación entre esfuerzo y logro en los estudiantes?

El investigador británico Robert Metcalfe y sus colegas quisieron averiguarlo analizando los resultados anuales de unos exámenes tan importantes en Reino Unido como son los del GCSE (General Certificate of Secondary Education), es decir, la reválida de la secundaria, que suele realizarse pasado el ecuador del mes de junio, en coincidencia con los primeros partidos del Mundial de fútbol cuando este se celebra.

Tomaron un periodo de estudio de siete años y, efectivamente, encontraron un descenso de la media de los resultados en los años en los que había Mundial, en comparación con los demás años.

Los investigadores contabilizaron el porcentaje de alumnos que cada año había obtenido como mínimo una C en las calificaciones (equivalente a un 6,5 en España) de al menos cinco asignaturas. El año en que hubo competición las probabilidades de llegar a ese umbral de resultados cayó un 12 %.

El impacto negativo fue mucho mayor en los estudiantes chicos de entornos desfavorecidos –supuestamente más interesados en el fútbol, según los investigadores. Estos demostraron tener un 28 % menos de probabilidades de alcanzar el umbral de resultados en las pruebas que coincidieron con el torneo internacional.

El estudio pone de relieve este dato porque en los años en los que no hubo mundial solo el 21,3 % de los estudiantes con esas características (chico de entorno desfavorecido) consiguió obtener una calificación mínima de C en al menos cinco asignaturas, lo que debería alertar sobre las consecuencias de una mayor distracción de este grupo de alumnos en años puntuales.

Estos resultados, publicados en 2019 en el Journal of Public Economics, guardan coherencia con otra investigación previa publicada en Best Evidence in Brief en 2011, que también detectó que algunos estudiantes tenían peores resultados en los exámenes GCSE que coincidían con el Mundial de fútbol: sobre todo, chicos y en contextos de pobreza, un perfil que ya de por sí está relacionado con bajos resultados académicos.

Ambos estudios revelan la fragilidad del esfuerzo y la voluntad del alumnado con estas características y las consecuencias en su logro académico.

La pregunta es inevitable: ¿la magnitud del efecto demostrado es suficiente para plantearse el adelanto de un examen trascendental para que no coincida con un acontecimiento de interés masivo como es el Mundial de fútbol?

¿Quieres mantenerte al día de las evidencias educativas más relevantes a nivel internacional? Únete a EduCaixa para no perdértelas.