Uniforme escolar

Evidencia

Uniforme escolar


0

Impacto


0 meses


El uniforme escolar es la indumentaria que el alumnado debe vestir en el centro educativo. Los uniformes varían desde los muy formales (con chaleco) hasta los más informales (solo una sudadera). La rigurosidad con la que se aplica la política de uniforme varía de un centro a otro.

Impacto

Evidencias internacionales

Existe la creencia generalizada en muchos países de que el uniforme escolar fomenta el desarrollo de unos valores éticos en el conjunto del centro educativo y, por tanto, promueve la disciplina y la motivación. Sin embargo, no hay evidencias sólidas de que la introducción de un uniforme escolar vaya a mejorar, por sí mismo, el rendimiento académico, la conducta o la asistencia escolar. Algunos estudios indican cambios en estos resultados después de la introducción de una política de uniforme escolar. Sin embargo, en estos casos, el uniforme solía ser un factor entre varias medidas de mejora, tales como cambios en la política de conducta u otros aspectos de la enseñanza y el aprendizaje. Así pues, no se puede afirmar que los cambios en los resultados se debiesen a la introducción de un uniforme.

Existen cuestiones culturales sobre la percepción que se tiene del uniforme escolar que desempeñan un papel importante a la hora de determinar su aceptación y cumplimiento por parte del alumnado. Hay indicios de que los uniformes escolares gratuitos mejoran la asistencia en zonas con un índice muy elevado de pobreza, pero no parece ser así en todos los casos. En algunas culturas, los uniformes escolares se asocian a normas y a la pérdida de individualidad, por lo que conviene tener cuidado cuando se generaliza a partir de estudios en diferentes contextos.

Evidencias en España

​​​​​​​En España no existen estudios con evidencias contrastadas sobre el uso del informe escolar y su efecto en el proceso de aprendizaje de los alumnos, así como en el clima de convivencia, identidad y sentido de pertenencia a la comunidad educativa.

Sí ha sido objeto de varios artículos de opinión, encuestas e informes para valorar sus ventajas y desventajas. Concretamente se ha identificado el uso del informe escolar como una posible barrera de segregación educativa, al vincular su coste a la dificultad de algunas familias para asumir cuotas extras. Es por ello que algunos gobiernos regionales (Junta de Andalucía, 2015; Xunta de Galicia, 2015) han elaborado encuestas dirigidas a los equipos docentes de centros educativos o a las familias para valorar medidas y buenas prácticas a aplicar en colegios que reciban fondos públicos.

Se ha constatado que, a pesar de la supuesta gratuidad de algunos centros públicos, las familias realizan pagos por diversos conceptos más o menos inevitables, principalmente en los uniformes.

El planteamiento de los debates sobre la indumentaria uniformada varía según comunidades autónomas, posiblemente por las diferentes aproximaciones a esta cuestión desde las políticas educativas locales y autonómicas.

¿Qué eficacia tiene?

Existe la creencia generalizada en muchos países de que el uniforme escolar fomenta el desarrollo de unos valores éticos en el conjunto del centro educativo y, por tanto, promueve la disciplina y la motivación. Sin embargo, no hay evidencias sólidas de que la introducción de un uniforme escolar vaya a mejorar, por sí mismo, el rendimiento académico, la conducta o la asistencia escolar. Algunos estudios indican cambios en estos resultados después de la introducción de una política de uniforme escolar. Sin embargo, en estos casos, el uniforme solía ser un factor entre varias medidas de mejora, tales como cambios en la política de conducta u otros aspectos de la enseñanza y el aprendizaje. Así pues, no se puede afirmar que los cambios en los resultados se debiesen a la introducción de un uniforme.

Existen cuestiones culturales sobre la percepción que se tiene del uniforme escolar que desempeñan un papel importante a la hora de determinar su aceptación y cumplimiento por parte del alumnado. Hay indicios de que los uniformes escolares gratuitos mejoran la asistencia en zonas con un índice muy elevado de pobreza, pero no parece ser así en todos los casos. En algunas culturas, los uniformes escolares se asocian a normas y a la pérdida de individualidad, por lo que conviene tener cuidado cuando se generaliza a partir de estudios en diferentes contextos.

Coste

Los costes de las escuelas derivados de la implementación de un uniforme escolar son muy bajos. Normalmente recaen en la familia, que debe hacerse cargo de la compra de dichos uniformes.

¿Qué debes tener en cuenta?

    Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

    1. Resulta poco probable que llevar uniforme, por sí solo, mejore el aprendizaje, pero se puede incorporar con éxito a un proceso más amplio de mejora escolar que incluya el desarrollo de unos valores éticos escolares y la mejora de la conducta y la disciplina. Si se tiene previsto poner en marcha una política de uniforme, ¿se ha planteado cómo incluirla en una política educativa más amplia que mejore el aprendizaje?

    2. Existe una creencia generalizada de que el uniforme escolar propicia mejoras en la conducta del alumnado. Es importante recordar que la mejora de la conducta, por sí sola, no necesariamente conduce a una mejora del aprendizaje, aunque puede ser una condición previa importante (véase intervenciones sobre la conducta).

    3. El compromiso del personal para respaldar y aplicar una política de uniforme es fundamental para que se ponga en práctica con éxito.

Ver Apéndice

¿Quieres mantenerte al día de las evidencias educativas más relevantes a nivel internacional? Únete a EduCaixa para no perdértelas.