Programación por bloques

Evidencia

Programación por bloques


0

Impacto


0 meses


La programación por bloques es una metodología para confeccionar el horario lectivo en los centros de enseñanza secundaria. Por lo general, indica que el alumnado recibe menos clases (entre cuatro y cinco) al día, pero estas duran más (entre 70 y 90 minutos). Los tres principales tipos de programación por bloques definidos en las distintas investigaciones llevadas a cabo son:

Programación por bloques de 4x4: cuatro bloques de clases extendidas (entre 80 y 90 minutos) cada día, con las mismas cuatro asignaturas cada día. Los estudiantes cursan cuatro asignaturas en el primer cuatrimestre y otras cuatro diferentes en el siguiente cuatrimestre.

Programación por bloques A/B: tres o cuatro bloques de clases extendidas (entre 70 y 90 minutos) cada día, con las mismas tres o cuatro asignaturas en días alternos. El alumnado cursa entre seis y ocho asignaturas cada cuatrimestre.

Híbrida: un híbrido de los modelos tradicionales y las metodologías de tres o cuatro clases al día. El alumnado tiene cinco clases al día, de entre 60 y 90 minutos.

Impacto

Evidencias internacionales

Las evidencias no presentan ningún patrón constante. En 2010 se llevó a cabo un estudio sistemático que concluyó que el patrón 4x4 parece producir mejores resultados generales que la programación tradicional, aunque esto puede enmascarar diferencias entre asignaturas. Un análisis más detallado mostró indicios de que en ciencias la metodología de programación por bloques A/B redundó en mejores resultados que los programas tradicionales (de dos a cinco meses adicionales de progreso). En matemáticas y lengua, las investigaciones no se ponen de acuerdo, con estudios que muestran mejores y peores resultados para cualquier tipo de programación por bloques en comparación con la programación tradicional.

Las investigaciones sugieren que la forma en que el profesorado utiliza el tiempo del que dispone es más importante que la duración de la clase o el horario y que, por tanto, es poco probable que introducir la programación por bloques mejore los resultados por sí misma. También puede ocurrir que cuando se introducen distintos patrones de horario lectivo, los cambios solo serán beneficiosos si el profesorado modifica sus estrategias didácticas para sacar el mejor partido posible de la asignación de tiempo. Tanto el profesorado como el alumnado suelen percibir que los cambios de horario son beneficiosos, especialmente cuando parece aumentar la interacción individualizada. Sin embargo, estas percepciones no presentan un vínculo claro con obtener mejores resultados académicos.

Evidencias en España

​​​​​​​En España no se han desarrollado estudios centrados en la programación por bloques. La atención pública y académica de la organización del tiempo lectivo se ha focalizado más en valorar la pertinencia de ampliar o reducir la jornada lectiva, o sobre si esta se debe configurar de forma continua o partida. También ha habido interés por analizar si se debía dedicar más tiempo (tanto en número de sesiones como en duración de estas) a materias troncales como las matemáticas o lengua.

En cualquier caso, no se han desarrollado estudios experimentales, sino aproximaciones estadísticas o de percepción de la comunidad educativa, que relacionan las disposiciones normativas sobre el currículum, la organización escolar y laboral del profesorado, la conciliación del horario escolar con el laboral familiar y el rendimiento académico.

En los últimos años la implementación de metodologías activas en la escuela, como el Aprendizaje basado en Proyectos, está dando lugar a un modelo de programación que extiende las sesiones de trabajo con el alumnado por actividades específicas, en las que se abordan ejes competenciales diversos, centrados en una o varias materias. Hasta la fecha no se dispone todavía de evaluaciones de su eficacia.

¿Qué eficacia tiene?

Las evidencias no presentan ningún patrón constante. En 2010 se llevó a cabo un estudio sistemático que concluyó que el patrón 4x4 parece producir mejores resultados generales que la programación tradicional, aunque esto puede enmascarar diferencias entre asignaturas. Un análisis más detallado mostró indicios de que en ciencias la metodología de programación por bloques A/B redundó en mejores resultados que los programas tradicionales (de dos a cinco meses adicionales de progreso). En matemáticas y lengua, las investigaciones no se ponen de acuerdo, con estudios que muestran mejores y peores resultados para cualquier tipo de programación por bloques en comparación con la programación tradicional.

Las investigaciones sugieren que la forma en que el profesorado utiliza el tiempo del que dispone es más importante que la duración de la clase o el horario y que, por tanto, es poco probable que introducir la programación por bloques mejore los resultados por sí misma. También puede ocurrir que cuando se introducen distintos patrones de horario lectivo, los cambios solo serán beneficiosos si el profesorado modifica sus estrategias didácticas para sacar el mejor partido posible de la asignación de tiempo. Tanto el profesorado como el alumnado suelen percibir que los cambios de horario son beneficiosos, especialmente cuando parece aumentar la interacción individualizada. Sin embargo, estas percepciones no presentan un vínculo claro con obtener mejores resultados académicos.

 

Coste

Los costes derivados de alterar el horario son sobre todo el tiempo y el esfuerzo organizativo y suponen un gasto financiero mínimo.

¿Qué debes tener en cuenta?

    Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

    1. Los cambios del horario lectivo por sí solos no son suficientes para mejorar el aprendizaje.

    2. El profesorado necesita modificar la forma en que imparte las asignaturas y debe planificar y organizar diferentes tipos de actividades didácticas para que los cambios sean provechosos.

    3. ¿Se han adaptado los cambios del horario lectivo a los objetivos curriculares y a las metas pedagógicas y didácticas (como clases de más duración para poder realizar experimentos científicos)?

    4. ¿Se ha pensado cómo las clases de más duración pueden proporcionar oportunidades para utilizar otras metodologías prometedoras, como mejorar la cantidad de feedback que el alumnado obtiene del profesorado y entre sí?

Ver Apéndice

¿Quieres mantenerte al día de las evidencias educativas más relevantes a nivel internacional? Únete a EduCaixa para no perdértelas.