Práctica de actividades deportivas

Evidencia

Práctica de actividades deportivas


0

Impacto


+ 2 meses


Las estrategias educativas relacionadas con la práctica de actividades deportivas fomentan que el alumnado practique algún deporte como instrumento para mejorar el compromiso educativo y el rendimiento escolar. Esta práctica se puede desarrollar a través de actividades organizadas después del horario escolar o de un programa organizado por una asociación o club deportivo local. En ocasiones, la actividad deportiva se utiliza como medio para animar al alumnado a participar en otras actividades de aprendizaje, como entrenamientos de fútbol en un club de fútbol local combinado con técnicas de estudio, clases de matemáticas o conceptos básicos sobre TIC.

Impacto

Evidencias internacionales

El impacto general que tiene la práctica de actividades deportivas en el rendimiento académico suele ser positivo, pero bajo (un progreso de unos dos meses adicionales). Sin embargo, existen evidencias recientes procedentes del Reino Unido de que la práctica de actividades deportivas puede tener mayores efectos, por ejemplo, en el aprendizaje de matemáticas cuando se combina con un programa estructurado de aritmética elemental (con un estudio que revela un progreso adicional de hasta diez meses). En este caso, la «práctica» sirvió de incentivo para apuntarse a más clases.

Los efectos heterogéneos sugieren que la calidad del programa y el énfasis en el aprendizaje académico, o la relación con este, provocan una diferencia mayor que el tipo de metodología o actividades deportivas específicas incluidas. La práctica de actividades deportivas y la actividad física probablemente tengan mayores beneficios sociales y para la salud.

Evidencias en España

​​​​​​​Los estudios en España se han basado principalmente en correlacionar los resultados de test experimentales sobre la aptitud física con los datos de rendimiento académico (específicamente matemáticas y lenguaje), basándose sobre todo en las actas de calificaciones de al menos los últimos tres años. También se han desarrollado estudios que correlacionan los datos académicos con la práctica de actividad físico-deportiva extraescolar.

Un estudio de este tipo, Esteban-Cornejo et al. (2014), llegó a especificar que la capacidad cardiorrespiratoria y la habilidad motora se asociaron independientemente con todas las variables académicas, incluso después del ajuste con los indicadores de condición física y obesidad (todos P ≤ .001), mientras que la fuerza muscular no se asoció con el rendimiento académico independiente de los otros dos componentes de condición física. Además, los efectos adversos combinados de la baja capacidad cardiorrespiratoria y la habilidad motora en el rendimiento académico, se observaron en todos los grupos de riesgo (P para la tendencia <.001). Estos resultados permitieron concluir que la capacidad cardiorrespiratoria y la habilidad motora pueden implicar beneficios en el rendimiento académico durante la infancia y adolescencia.

Asimismo, en varios estudios se han recogido la percepción de docentes y alumnado sobre cómo la Educación Física curricular o la práctica deportiva extraescolar ayuda en el desarrollo de competencias transversales (soft skills, tales como autonomía o autorregulación), relacionadas con el ámbito Aprender a Aprender.

Aguado-Gómez et al. (2016, 2017) mostraron que la frecuencia de los comportamientos instructivos de apoyo a la autonomía durante la intervención de enseñanza es significativamente menor que la percibida por el alumnado y el profesorado. La realidad observada mostró, asimismo, un perfil de profesorado con gran margen de mejora en comportamientos como: calidad de la comunicación, funcionalidad de las tareas, fomento del pensamiento del alumnado, situaciones en las que el alumnado pueda expresar su opinión sobre las tareas y motivación intrínseca.

Otro estudio, de Ramírez-Granizo et al. (2019), se planteó analizar la relación entre la capacidad de resiliencia del alumnado, la actividad física y el hecho de haber repetido o no. En torno a los niveles de resiliencia, las puntuaciones más elevadas se dieron en las dimensiones de persistencia, control bajo presión y adaptabilidad a los cambios. En cuanto a las diferencias por género, los niños mostraron capacidades resilientes más altas que las niñas en todas las categorías a excepción de la dimensión de adaptabilidad, donde ellas presentaban puntuaciones más altas. Asimismo, se destacó que aquellos alumnos que realizaban mayor actividad física presentaban características más resilientes que los que no hacían ejercicio físico. En la variable académica, se comprobó una asociación entre los participantes más resilientes y no haber repetido curso. 

Aunque sería necesaria reforzar la solidez y el número de las evidencias en España, los resultados corroboran las consideraciones apuntadas sobre los estudios internacionales:

la correlación entre la actividad deportiva y el rendimiento académico es positivo pero bajo y, en cualquier caso, no se puede confirmar un vínculo causal claro;

el beneficio de este tipo de práctica puede ser fundamentalmente en el desarrollo de las competencias sociales, la capacidad de resiliencia y la motivación del estudiante;

este impacto positivo podrá asegurarse en la medida que se mejore el diseño y el desarrollo de la actividad deportiva, específicamente en lo concerniente a los comportamientos docente en la rutina educativa.

¿Qué eficacia tiene?

El impacto general que tiene la práctica de actividades deportivas en el rendimiento académico suele ser positivo, pero bajo (un progreso de unos dos meses adicionales). Sin embargo, existen evidencias recientes procedentes del Reino Unido de que la práctica de actividades deportivas puede tener mayores efectos, por ejemplo, en el aprendizaje de matemáticas cuando se combina con un programa estructurado de aritmética elemental (con un estudio que revela un progreso adicional de hasta diez meses). En este caso, la «práctica» sirvió de incentivo para apuntarse a más clases.

Los efectos heterogéneos sugieren que la calidad del programa y el énfasis en el aprendizaje académico, o la relación con este, provoquen una diferencia mayor que el tipo de metodología o actividades deportivas específicas incluidas. La práctica de actividades deportivas y la actividad física probablemente tengan mayores beneficios sociales y para la salud.

Coste

Los costes se estiman entre los 200 € y los 400 € por estudiante al año sin tener en cuenta los costes derivados del vestuario, el equipamiento y los desplazamientos. Estos costes varían según el equipamiento, el emplazamiento y el tamaño del grupo. También hay una diferencia de coste entre proporcionar actividades deportivas en la escuela y realizarlas en entidades externas. Los costes totales se han estimado como moderados.

¿Qué debes tener en cuenta?

    Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

    1. Practicar actividades deportivas extraescolares puede aumentar las tasas de asistencia y permanencia en el centro de enseñanza.

    2. Los efectos varían considerablemente entre las distintas estrategias y la práctica de actividades deportivas no se traduce directamente en aprendizaje académico. Es probable que la calidad del programa y el énfasis en el aprendizaje académico, o la relación con este, provoquen una diferencia mayor que el tipo de metodología o actividades específicas incluidas.

    3. Las actividades extracurriculares planificadas que incluyen clases breves, regulares y estructuradas de lectoescritura y matemáticas (ya sea en forma de tutoría o clases en grupo) como parte de un programa deportivo, por ejemplo, una asociación extraescolar o una escuela de verano, tienden a lograr mejores beneficios académicos que las actividades deportivas por si solas.

    4. Si se está planteando la práctica de actividades deportivas como una metodología para mejorar la asistencia, el compromiso y el rendimiento, ¿se ha tenido en cuenta cómo evaluar el impacto que tiene?

Ver Apéndice

¿Quieres mantenerte al día de las evidencias educativas más relevantes a nivel internacional? Únete a EduCaixa para no perdértelas.