La evaluación docente bajo la lupa de los investigadores

Estudio

La evaluación docente bajo la lupa de los investigadores

Investigadores estadounidenses descubren que un programa de evaluación docente de Boston podría haber mejorado la calidad de la enseñanza si el profesorado evaluado hubiera tenido más y mejor feedback por parte de los evaluadores. Una evidencia para reflexionar sobre el sentido y la utilidad de evaluar a los docentes.


0

Nivel educativo

  • ESO
  • Bachillerato y ciclos formativos
  • Educación Primaria
  • Profesorado

Área de conocimiento

  • Formación de profesorado
  • Evaluación Educativa
  • Metodologías Educativas

Competencias

  • Docentes

La evaluación del profesorado es uno de los temas más delicados de abordar en cualquier sistema educativo, no sólo en España, pues suele suscitar el temor de ser cuestionado por un sistema de evaluación que no esté bien hecho y que la carrera o el salario se vean afectados por ello. Pero aquí no vamos a hablar de planes ni de temores, sino de evidencias basadas en un sistema de evaluación probado: un programa llevado a cabo en escuelas públicas de Boston (EEUU).
 

 

Un grupo de investigadores estadounidenses quiso estudiar la relación entre la evaluación docente y el desempeño docente. Para ello analizaron un programa de evaluació implementado en escuelas públicas de Boston que previamente había desarrollado un programa de capacitación para los funcionarios de la Administración pública que  iban a llevar a cabo la evaluación. Lo que los investigadores estudiaron fue la percepción del profesorado tanto del propio programa de capacitación para evaluar, como su percepción de la evaluación en sí misma.

 

El estudio hizo seguimiento a 4805 docentes que participaron en el plan de evaluación durante los cursos 2013-14 y 2014-15: una considerable muestra. Por otro lado, en el programa participaron 355 evaluadores procedentes de 123 escuelas y la mayoría era mujeres.

 

Los investigadores plantearon encuestas tanto a los docentes evaluados como las evaluadoras y evaluadores; y también enviaron un cuestionario específico a los docentes sobre el ambiente de trabajo en sus escuelas.


 

La mayoría de los docentes consideró justas las evaluaciones de su desempeño practicadas por los evaluadores; sin embargo, fue menos positiva la valoración sobre el feedback recibido por parte de los evaluadores. Esto es importante porque la razón de ser de la evaluación era dar un feedback a los docentes sobre su propio desempeño para que pudieran reflexionar e introducir mejoras. Entre las conclusiones, los autores sugieren que este tipo de programas debe mejorar el feedback, por ejemplo, celebrando más reuniones conjuntas entre evaluadores y evaluados para que la evaluación aporte algo a los docentes que les sirva para mejorar su práctica.

 

Según los investigadores, la escasa evidencia de impacto lograda por este programa de evaluación viene a demostrar los desafíos de poner en marcha un plan de evaluación del profesorado si el propósito es que funcione como motor de mejora profesional.

¿Quieres mantenerte al día de las evidencias educativas más relevantes a nivel internacional? Únete a EduCaixa para no perdértelas.