Aprendizaje para el dominio

Evidencia

Aprendizaje para el dominio


0

Impacto


+ 5 meses


La enseñanza tradicional hace que el tiempo dedicado a un tema sea constante y permite que el dominio del alumnado del contenido curricular varíe. El aprendizaje para el dominio hace que los resultados de aprendizaje sean constantes, pero varía el tiempo necesario para que el alumnado sea competente o domine los objetivos establecidos.

El aprendizaje para el dominio fragmenta el tema y los contenidos de aprendizaje en unidades con objetivos claramente definidos que se persiguen hasta lograrse. El alumnado trabaja cada bloque de contenido a través de una serie de pasos secuenciales y debe demostrar un alto nivel de éxito en las pruebas, generalmente alrededor del 80 %, antes de pasar a la siguiente unidad. A quienes no alcancen el nivel requerido se les proporciona enseñanza complementaria, apoyo entre iguales, discusiones en grupos reducidos o deberes, de modo que puedan adquirir el nivel esperado.

Impacto

Evidencias internacionales

Hay una serie de metaanálisis que indican que, generalmente, el aprendizaje para el dominio es eficaz, logrando cinco meses adicionales de progreso.

Los efectos de este proceso de aprendizaje tienden a coincidir en dos puntos: dos de los metaanálisis muestran poco o ningún impacto, mientras que el resto indican un impacto de hasta seis meses adicionales de progreso. Esta variación implica que conseguir que el aprendizaje para el dominio sea eficaz no es tarea fácil.

De los estudios se desprende que el aprendizaje para el dominio es particularmente eficaz cuando el alumnado trabaja en grupos o equipos y asume la responsabilidad de contribuir al progreso del resto (véase también aprendizaje colaborativo y tutoría entre iguales). También parece importante poner el listón alto para adquirir la competencia (generalmente entre el 80 % y el 90 % en la prueba pertinente). Por el contrario, la metodología parece ser mucho menos eficaz cuando el alumnado trabaja a su propio ritmo (véase también enseñanza individualizada).

Asimismo, el aprendizaje para el dominio puede ser más eficaz cuando se utiliza como una estrategia de enseñanza ocasional o complementaria: los programas con una duración inferior a 12 semanas han tendido a mostrar un impacto mayor que programas más largos. Los centros pueden considerar la posibilidad de utilizar el aprendizaje para el dominio para temas o conceptos especialmente complejos, en lugar de para todas las clases.

El aprendizaje para el dominio se presenta como una estrategia prometedora para reducir la brecha de rendimiento. El alumnado con bajo rendimiento puede lograr uno o dos meses más de progreso adicional a través esta estrategia que el alumnado con un nivel de rendimiento alto. El profesorado necesita planificar minuciosamente cómo gestionar el tiempo del alumnado que progresa con más rapidez.

Evidencias en España

​​​​En España no existen estudios experimentales que aborden de forma específica el aprendizaje para el dominio, pero sí comienza a desarrollarse investigaciones que atienden a componentes clave de este enfoque, tales como:

la idoneidad de una secuencia didáctica que plantee objetivos de aprendizaje específicos para posibilitar un conocimiento escalonado y eficaz del alumnado;

la eficiencia del feedback correctivo o la evaluación formativa en el propio proceso de aprendizaje para garantizar los objetivos de cada paso didáctico.

Este tipo de estudios se están centrando sobre todo en los procesos de aprendizaje de competencias matemáticas y lingüísticas.

Sobre el diseño de la secuencia didáctica orientada a objetivos específicos, se encuentra la tesis de Ferrer (2018), centrada en el sistema de aproximación númerico para niños de 7-8 años. Los resultados evidenciaron que una buena comprensión de la cardinalidad de los números, es decir, de la relación entre los dígitos arábicos y las cantidades que estos representan, parece ser de gran importancia para la mejora en aritmética y para la obtención de mejores resultados académicos en matemáticas en las edades en las que los fundamentos de la matemática están en construcción, sobre todo entre los 7 y los 13 años.

En relación con la efectividad de la retroalimentación formativa, se encuentra el estudio de Llorens (2013) que se centró en la competencia lectora en estudiantes de Secundaria. Los resultados apoyaron que la retroalimentación formativa más específica es efectiva para mejorar el comportamiento de búsqueda de los estudiantes y sus resultados de comprensión en situaciones de lectura-orientada-a-tareas. Sin embargo, proporcionar una segunda oportunidad para responder las respuestas erróneas propició que el efecto de la retroalimentación se centrara en la corrección de respuestas específicas, más que en aprender estrategias de auto-regulación aplicables a posteriores preguntas. Así también, la retroalimentación más específica limitaba las decisiones estratégicas de los estudiantes puesto que proporcionaba directamente la información relevante para contestar.

¿Qué eficacia tiene?

Hay una serie de metaanálisis que indican que, generalmente, el aprendizaje para el dominio es eficaz, logrando cinco meses adicionales de progreso.

Los efectos de este proceso de aprendizaje tienden a coincidir en dos puntos: dos de los metaanálisis muestran poco o ningún impacto, mientras que el resto indican un impacto de hasta seis meses adicionales de progreso. Esta variación implica que conseguir que el aprendizaje para el dominio sea eficaz no es tarea fácil.

De los estudios se desprende que el aprendizaje para el dominio es particularmente eficaz cuando el alumnado trabaja en grupos o equipos y asume la responsabilidad de contribuir al progreso del resto (véase también aprendizaje colaborativo y tutoría entre iguales). También parece importante poner el listón alto para adquirir la competencia (generalmente entre el 80 % y el 90 % en la prueba pertinente). Por el contrario, la metodología parece ser mucho menos eficaz cuando el alumnado trabaja a su propio ritmo (véase también enseñanza individualizada).

Asimismo, el aprendizaje para el dominio puede ser más eficaz cuando se utiliza como una estrategia de enseñanza ocasional o complementaria: los programas con una duración inferior a 12 semanas han tendido a mostrar un impacto mayor que programas más largos. Los centros pueden considerar la posibilidad de utilizar el aprendizaje para el dominio para temas o conceptos especialmente complejos, en lugar de para todas las clases.

El aprendizaje para el dominio se presenta como una estrategia prometedora para reducir la brecha de rendimiento. El alumnado con bajo rendimiento puede lograr uno o dos meses más de progreso adicional a través esta estrategia que el alumnado con un nivel de rendimiento alto. El profesorado necesita planificar minuciosamente cómo gestionar el tiempo del alumnado que progresa con más rapidez.

Coste

Se necesitan pocos recursos adicionales para implementar una estrategia de aprendizaje para el dominio. Se recomienda el desarrollo profesional y apoyo adicional para el personal, especialmente en las etapas tempranas de la implantación del programa. Las estimaciones son de menos de 70 € por estudiante, lo que supone unos costes totales muy bajos.

También es probable que se necesiten clases con grupos reducidos y apoyo particular para aquellos estudiantes a quienes les cuesta más aprender sobre un tema. Muchas escuelas proporcionan este apoyo a través del personal de la escuela sin necesidad de ningún coste económico adicional. Sin embargo, los directores de los centros educativos deben ser conscientes del tiempo extra que requiere y pensar detenidamente qué otras actividades puede que se tengan que desestimar para poder proporcionar este apoyo adicional.

¿Qué debes tener en cuenta?

    Antes de implementar esta estrategia en un entorno educativo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

    1. No resulta sencillo implementar el aprendizaje para el dominio. ¿Cómo se van a planificar los cambios y a evaluar si la metodología es eficaz en un contexto determinado?

    2. Se debe exigir un alto nivel de éxito antes de que el alumnado pase a nuevo contenido. ¿Cómo se va a supervisar y comunicar el progreso del alumnado?

    3. ¿Cómo se van a dar oportunidades al alumnado para que asuma la responsabilidad de ayudarse mutuamente para dominar las áreas de contenido?

    4. El aprendizaje para el dominio parece ser eficaz como estrategia de enseñanza complementaria. ¿Cómo decidir qué temas y conceptos son adecuados para utilizar un enfoque de aprendizaje para el dominio?

    5. ¿Cómo se va a prestar apoyo adicional al alumnado que tarda más tiempo en alcanzar el nivel necesario de conocimientos para cada unidad?

Ver Apéndice

¿Quieres mantenerte al día de las evidencias educativas más relevantes a nivel internacional? Únete a EduCaixa para no perdértelas.