A vueltas con la tecnología: no hay suficiente evidencia sobre sus efectos positivos

Evidencia

A vueltas con la tecnología: no hay suficiente evidencia sobre sus efectos positivos

Los efectos de la tecnología en la enseñanza de las matemáticas


0

Área de conocimiento

  • Formación de profesorado

Competencias

  • Para aprender a aprender

Un metaanálisis sobre los efectos de la tecnología en la enseñanza de las matemáticas arroja un vacío sobre la cuestión y reclama más investigaciones.

 

El uso de la tecnología digital en la escuela es uno de los focos de mayor interés para el profesorado. Dispositivos, programas y aplicaciones se han impuesto en las aulas sin que se conociera su beneficio en el aprendizaje, y son los propios docentes los que –al principio a ciegas, ahora con más conocimiento– han ido intuyendo y comprobando qué usos y qué prácticas hacen aportes significativos a su alumnado. Por suerte, cada vez hay más investigaciones sobre diferentes tecnologías y diferentes aplicaciones de las mismas en la escuela,  aunque, por un lado, suelen centrarse en experiencias concretas, por otro lado, es tan vasto el océano tecnológico en educación y, además, evoluciona tan rápido, que tenemos la sensación de que la investigación va varios pasos por detrás. A veces, incluso, vemos investigaciones con resultados contradictorios entre sí, sin embargo, no las desmerece, sino que obliga a mirar con detenimiento el objeto de estudio de cada una (por ejemplo, el tipo de tecnología y su uso), así como las características de la muestra. Desde luego, a lo que apuntan las investigaciones más sólidas es, precisamente, a que hace falta más y más investigación.

 

La que traemos a colación, publicada recientemente en Educational Research Review, apunta en esa dirección y lo hace en el terreno del aprendizaje matemático, donde estamos acostumbrados a escuchar –o ya damos por hecho– que la tecnología digital ayuda a mejorar el desempeño. Seis investigadores estadounidenses decidieron llevar a cabo una revisión sistemática de la evidencia generada en torno a los efectos del uso de la tecnología en la enseñanza de las matemáticas, centrándose, por un lado, en los resultados del alumnado y, por otro lado, en su interés y su actitud hacia estas.

 

En total, se sintetizaron hasta 123 tamaños de efecto para concluir que el uso de la tecnología en las clases de matemáticas es estadísticamente significativa, pero sus efectos sobre el rendimiento del alumnado, así como en su actitud hacia estas es prácticamente nulo.

 

Si bien los estudios analizados arrojaron pequeños efectos positivos en el rendimiento (+0.11) y la actitud (+0.13) en matemáticas, al revisarlos a fondo, los investigadores pudieron comprobar que el tamaño del efecto había sido inflado en muchos casos y que los efectos reales habían sido inferiores a los reportados. Así que el resultado de tan completo metaanálisis fue que no puede concluirse que la tecnología surta efecto sobre el rendimiento del alumnado en matemáticas.

 

Los investigadores llaman la atención sobre la necesidad de generar más investigaciones sobre los efectos de la tecnología en el aprendizaje del alumnado, pero también reclaman mayor investigación sobre la tecnología en el campo de la pedagogía, así como profundizar en el trabajo conjunto de ambas áreas de conocimiento porque podría ser clave para hacer un buen uso de la tecnología en las aulas que mejore verdaderamente la educación.

 

Más allá de las grandes investigaciones, es fundamental que el uso de la tecnología se asiente lo máximo posible sobre la evidencia generada en los propios centros educativos, que la introducción de cada nueva herramienta y cada nueva aplicación en las aulas conlleve un proceso exhaustivo de seguimiento y evaluación –resultados del alumnado incluidos– que pueda servir tanto al propio centro como al resto de la comunidad educativa. Precisamente, una de las líneas de acción de EduCaixa consiste en ayudar a los centros educativos a evaluar sus prácticas y generar sus propias evidencias (enlace), que son clave para promover la transformación educativa sobre bases sólidas.

¿Quieres mantenerte al día de las evidencias educativas más relevantes a nivel internacional? Únete a EduCaixa para no perdértelas.